Botox natural: ¿que es y cuales son los riesgos?

Según la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica, el Botox es uno de los tratamientos más buscados y realizados en el país – el volumen de búsquedas se justifica por los innumerables beneficios que el procedimiento aporta a la piel, apariencia y autoestima de los pacientes.

La piel humana tiene características biomecánicas, que son: resistencia, flexibilidad y elasticidad. A medida que las personas envejecen, estas propiedades cambian y la pérdida de elasticidad es uno de los cambios más obvios.

El rostro es nuestra tarjeta de presentación, por ello, procedimientos como el Botox pueden ser grandes aliados para la recuperación de la autoestima y la confianza. ¡Sigue leyendo y aprende más!

también: Colágeno: ¿cómo tonificar la piel con alimentos sencillos?

¿Qué es el Botox y cómo actúa en el organismo?

Para suavizar las arrugas y las marcas de expresión, la toxina botulínica, conocida popularmente como Botox, es uno de los procedimientos más populares en los consultorios médicos. Con cada día que pasa, los prejuicios que rodean a la toxina botulínica se deconstruyen y la búsqueda de este procedimiento crece significativamente.

Cuando se inyecta, la toxina botulínica actúa como un bloqueador neuromuscular que impide la transmisión de estímulos de las neuronas a los músculos, inhibiendo la liberación de acetilcolina en la unión entre el nervio y el músculo neuromuscular.

Así, la contracción ayuda a reducir la aparición de las arrugas de expresión, previniendo también las arrugas estáticas que son las que surgen incluso sin ningún movimiento del rostro.

¿Cómo se aplica el Botox?

Las dosis de toxina botulínica deben ser compatibles con los objetivos y expectativas en cuanto a los resultados requeridos por el paciente. El cirujano inicia el proceso limpiando toda la piel del rostro, con el fin de asegurarse de que no surjan infecciones en la zona a tratar.

Con la piel debidamente limpia, el profesional aplica un anestésico local y luego aplica Botox a través de una fina aguja que se inyecta directamente en los músculos responsables de la formación de arrugas.

¿Existe algún riesgo en este procedimiento?

La elección de un profesional de confianza es fundamental para que los resultados sean perfectos y, sobre todo, que no haya complicaciones. Además, solo un profesional podrá conocer en detalle la estructura facial, respetando la anatomía del paciente para que el resultado sea el esperado y, sobre todo, con un aspecto natural.

La toxina botulínica debe ser aplicada por un profesional calificado, como un cirujano plástico. Cuando lo aplica un profesional, no hay riesgo para la salud o la vida del paciente.

¿Cuánto dura el Botox?

En las mujeres, el efecto tiende a durar de cuatro a seis meses, mientras que en los hombres suele durar unos cuatro meses, porque su piel y músculos son más fuertes que los de las mujeres. El resultado de Botox se puede ver a las 48 horas de que el procedimiento es efectivo, y su efecto máximo se puede ver hasta en 15 días.

Transcurrido este período, el profesional puede valorar una posible necesidad de retoques para corregir las asimetrías o marcas de expresión que hayan persistido. Es importante enfatizar que debe haber un intervalo mínimo de tres meses entre cada aplicación, y si no se respeta este tiempo, el organismo puede desarrollar resistencia al producto.

¿Cuáles son los cuidados?

Por tratarse de un tratamiento estético mínimamente invasivo, el Botox no requiere que el paciente abandone el trabajo. Evitar ejercicios físicos y masajes en el sitio de aplicación después de la sesión de Botox son algunas de las recomendaciones médicas.

¿Quién puede recibir la aplicación de Botox?

Es recomendable para personas mayores de 25 años, sin embargo, los pacientes que se sientan incómodos con sus líneas de expresión también pueden realizar el procedimiento.

Existen contraindicaciones para pacientes alérgicos a cualquier componente de la formulación de Botox, mujeres embarazadas o en período de lactancia, con enfermedades neuromusculares, coagulopatías e inmunológicas.

¿Qué piensas de este post? ¡Contáctame y aprende más sobre!

.

¡Sígueme en Instagram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 5 =