Preguntas frecuentes

Cuidado de la piel en invierno: ¿cómo se cuida la piel en temporada?

¡Cuidado con los cambios que el invierno puede provocar en tu piel! El clima más frío puede hacer que su piel sea más sensible y seca, por lo que el cuidado de la piel es tan importante en invierno como en otras épocas del año.

Con el inicio de la estación más fría, la humedad tiende a disminuir, lo que hace que el ambiente sea más seco. Además, está el viento frío penetrante, los baños más largos y calientes que pueden secar aún más la piel y la reducción de la absorción de agua (en comparación con los días calurosos).

Dado que nuestra piel siente los cambios con tanta fuerza, tenemos que duplicar nuestra atención. Sea cual sea tu tipo de piel: piel grasa, mixta o seca, ¡el aseo es esencial! Sobre todo cuando se trata de la piel del rostro, que suele estar más expuesta.

Antes de comenzar con nuestros consejos para el cuidado de la piel en invierno, es importante recordar que la picazón, descamación, enrojecimiento o cualquier otro problema cutáneo más grave requiere un examen dermatológico. ¡Echa un vistazo a nuestros consejos para cuidar tu piel durante la temporada más fría ahora!

Sigue leyendo: Cuidado de la piel para pieles maduras: ¿cómo funciona?

Cuidado de invierno: ¡pruébalo paso a paso!

Paso 1: exfolia

El exfoliante elimina las células viejas, mantiene actualizada la renovación celular de la piel y ayuda a que los productos para el cuidado de la piel lleguen a las capas más profundas de la piel.

La diferencia es que en invierno no tienes que dedicar mucho tiempo a masajear tu rostro, ya que esto puede resecar aún más la piel. Exfolia al menos una vez a la semana para eliminar las células viejas y la acumulación de impurezas y mantener tu piel hermosa y saludable.

Paso 2: limpieza

Elija sus productos para el cuidado de la piel con cuidado. Deben adaptarse mejor a su tipo de piel. Prefiera los jabones líquidos con una fórmula hidratante para evitar la sequedad de los días fríos.

Evite los baños largos y calientes. El agua caliente priva a la piel de su protección natural (capa hidrolipídica), lo que puede hacerla más sensible y seca. Por lo tanto, intente tomar baños tibios y más rápido.

Paso 3: hidratación

Podemos decir que esta es la parte más importante del cuidado de la piel en invierno. Siempre es importante recordar que la hidratación comienza de adentro hacia afuera. Por tanto, debería formar parte de tu rutina beber abundante agua cada dos horas.

Intenta beber 2 litros de agua durante todo el día, incluso en invierno.

Invierte en humectantes por la mañana y por la noche. Esta regla también se aplica a personas con piel grasa. Mucha gente confunde el exceso de aceite con la humedad, pero eso no es cierto. La principal diferencia está en el tipo de producto que se debe utilizar para cada tipo de piel.

Paso 4: cuidado con las zonas sensibles

Algunas partes de nuestro cuerpo necesitan más atención en invierno porque son más propensas a sufrir sequedad, como codos, rodillas, labios, manos y pies. Suele hidratarse con productos específicos para cada región.

Paso 5: protector solar

También en invierno, incluso en tiempo nublado, ¡asegúrese de usar protector solar! Porque aunque el sol no brilla afuera, aún emite radiación ultravioleta, que puede ser dañina para la piel.

Encuentra el protector solar que mejor se adapte a tu tipo de piel y aplícalo cada cuatro horas todos los días.

El protector solar también actúa como una barrera protectora contra los contaminantes en el aire, como la contaminación.

¿Te gustaron estos consejos? ¿Cómo mantienes tu rutina de cuidado de la piel en los días más fríos? ¡Déjalo en los comentarios!

Para obtener más consejos e información, siga al Dr. André Colaneri Instagram.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba