Desarrollo de la enfermedad y tratamiento adoptado

La forma en que una persona prefiere acumular grasa y las áreas del cuerpo donde lo hace son individualmente muy diferentes y están determinadas genéticamente. Las áreas problemáticas para las mujeres se encuentran principalmente en las caderas y los muslos. Esto es bastante normal y ha prevalecido en la evolución.

Los depósitos de grasa solo se convierten en un problema cuando su desarrollo, como en el caso de lipedema, se basa en una enfermedad crónica. Además de los dolores por presión pronunciados, las personas con lipodema también pueden experimentar problemas psicológicos debido a los cambios visuales significativos.

¿Cómo se desarrolla el lipodema y qué opciones hay disponibles para reducir el sufrimiento de los afectados?

El lipedema es una condición dolorosa asociada con la distribución alterada del tejido graso subcutáneo. Afecta casi exclusivamente al sexo femenino y está determinada genéticamente. Los hombres solo se ven afectados si padecen determinados trastornos o toman medicación.

A menudo, los médicos no reconocen la enfermedad, o solo se hace tarde, o se toma por pura obesidad. En la mayoría de los casos, la aparición de la enfermedad se produce durante períodos de cambios hormonales, por ejemplo, muy temprano en la pubertad o durante el embarazo y la menopausia.

En algunos casos, el desencadenante puede ser una experiencia psicológicamente dramática.

La apariencia típica de lipodema en las primeras etapas es un aumento de la acumulación de grasa en la zona del muslo, caderas y glúteos. Posteriormente, las piernas y la cara interna de las rodillas, así como los brazos, también están cada vez más afectados. Por el contrario, no hay un aumento en el almacenamiento de grasa en los pies y las manos, por lo que parecen normales.

Es una enfermedad de progresión lenta, que se divide en diferentes etapas:

Etapas de la enfermedad

  • Etapa 1: cambios similares a la celulitis, pequeños nódulos debajo de la superficie de la piel.
  • Etapa 2: protuberancias grandes parecidas a la celulitis, nódulos muy gruesos
  • Etapa 3: formación de un colgajo de piel, endurecimiento de los tejidos.

Al principio, no hay quejas. Si durante el curso de la enfermedad hay fuertes quejas de presión, formación rápida de hematomas y aumento de la pesadez en las piernas, estos pueden ser indicios de lipodema. El diagnóstico temprano de la enfermedad puede influir positivamente en su curso.

Si no se controla el lipedema, también se puede desarrollar linfedema, que es una acumulación de líquidos linfáticos. En el peor de los casos, los cambios son irreparables.

El aumento de los depósitos de grasa también ejerce una gran presión sobre las articulaciones de la cadera y la rodilla y hace que se desgasten más rápidamente, lo que a menudo solo se puede corregir con cirugía.

Tampoco se deben subestimar los problemas psicológicos que puede desencadenar la enfermedad. Las mujeres que fueron diagnosticadas tardíamente con lipedema como causa de su sobrepeso tienen trastornos alimentarios más frecuentes. Esto es comprensible, porque debido al almacenamiento gradual de grasa, cualquier intento de hacer dieta está condenado al fracaso. Si el lipedema se convierte en un problema de por vida, la depresión puede manifestarse rápidamente además de eso.

¿Cómo se trata el lipedema?

Según los conocimientos médicos actuales, no existe cura para el lipodema. Los deportes y la reducción del peso corporal no tienen ningún efecto sobre los depósitos de grasa. No obstante, la alimentación sana y el ejercicio deben formar parte de la vida si se puede conciliar con el dolor.

Drenaje linfático manual

El drenaje linfático manual se puede utilizar para aliviar el dolor. Utilizado en una etapa temprana, puede limitar la extensión del lipedema dentro de ciertos límites. Si se agrega congestión de líquido linfático a una acumulación de grasa pura, el drenaje linfático puede enviarla de regreso a los conductos linfáticos.

Es fácil determinar si hay una acumulación de líquido aplicando una ligera presión sobre el tejido con el dedo. Si un bulto es visible en este punto, se puede suponer que hay linfa en el tejido.

Se ha descubierto que es beneficioso usar medias de compresión además del drenaje linfático. Aumentan la presión sobre los tejidos, tienen un efecto de masaje y previenen la acumulación de líquido linfático. Las medias de compresión deben usarse todo el día. Solo podemos prescindir de él cuando dormimos.

El drenaje linfático manual y el uso de medias de compresión pueden ayudar a retrasar el desarrollo de la enfermedad, pero no se puede detener la progresión. En la gran mayoría de los casos, solo los síntomas pueden aliviarse algo con su ayuda.

Además, el uso constante de medias de compresión es muy estresante, especialmente durante los meses de verano. Los efectos beneficiosos de la terapia no duran mucho, por lo que son necesarias citas regulares, a menudo varias veces a la semana. Solo la regularidad puede prevenir la progresión de la enfermedad con este método.

Liposucción para tratar el lipodema.

La única posibilidad de tratar el lipedema de forma permanente es mediante liposuccion. Al eliminar por completo el exceso de células grasas, el dolor puede desaparecer por completo y la apariencia visual puede volver a la normalidad. Además, se elimina la movilidad que a menudo estaba restringida antes de la operación y se logra una actitud de vida completamente nueva.

Aunque la liposucción no puede curar la enfermedad, las células grasas recién formadas se volverán a depositar en las áreas predestinadas del cuerpo después de la liposucción. El hecho de que las quejas se conviertan de nuevo en una carga en los años siguientes varía de un individuo a otro y, en algunas circunstancias, puede ir acompañado de una liposucción adicional.

Los estudios realizados en esta dirección concluyeron que el 25% de los pacientes podrían prescindir de otras terapias tras la liposucción. En general, los estudios han demostrado un aumento significativo de la satisfacción y la calidad de vida en una gran parte de los pacientes.

Compártelo...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *