Estética Facial

Diente de blanqueamiento interno grisáceo y desvitalizado por peróxido de hidrógeno

Hay varias razones por las que los dientes pierden su brillo. Fumar es quizás uno de los más comunes, seguido de los alimentos y bebidas que manchan los dientes.

Aparte de estos factores externos, un diente puede sufrir una tinción desde el interior. Esto generalmente se debe a un defecto estructural en el diente, un diente moribundo o sangre y otros fluidos corporales que han entrado en el diente, posiblemente debido a un impacto durante un incidente deportivo o por otro trauma.

Indicación: decoloración de los dientes

Si bien puede haber muchas razones diferentes por las que un diente es más oscuro que otro, la razón más común es la decoloración interna o problemas pulpares.

La desvitalización generalmente ocurre después de un traumatismo dental o un tratamiento de conducto y es el resultado de la descomposición de los productos sanguíneos dentro de la cámara pulpar.

El esmalte se ve afectado por la degradación del producto y cambia de color a marrón, naranja o gris oscuro. El problema se puede notar tanto en los dientes anteriores como en los posteriores, pero la verdad es que a los pacientes rara vez les importa a menos que el diente esté ubicado en la parte frontal de la boca.

La decoloración de un diente tratado con endodoncia o un diente muerto es un problema cosmético que puede resolverse fácilmente con la técnica de blanqueamiento interno.

El blanqueamiento interno es un tratamiento dental económico que no afecta la forma de los dientes ni su posición en la arcada dental. En ocasiones se puede realizar un blanqueamiento interno antes de una prótesis de cerámica completa, con el fin de mejorar el color del diente pilar lo que permitirá que la luz se mueva más fácilmente a través del pilar, mejorando así el resultado estético final.

Artículo Recomendado:
Tratamiento de blanqueamiento íntimo

Un blanqueamiento dental externo profundo permite blanquear el diente con un producto blanqueador desde el exterior hacia el interior. Con el blanqueamiento interno, el diente desvitalizado se blanquea de adentro hacia afuera.

Esto puede ser necesario si el diente no responde al blanqueamiento externo o incluso a múltiples intentos de blanqueamiento externo. El hecho también puede ser que el diente no sea un buen candidato para el blanqueamiento externo.

¿Cómo se realiza el blanqueamiento de los dientes internos?

Hay muchos tipos de blanqueadores disponibles y el dentista elige según sus preferencias. Algunos se activan con la luz o el calor, mientras que otros blanquean los dientes con el tiempo. A veces, el resultado es inmediato, mientras que en otras, el blanqueador debe reemplazarse durante una visita de seguimiento.

Si el tratamiento de conducto no es lo suficientemente bueno, se debe evitar el blanqueamiento interno a menos que se realice un nuevo tratamiento de conducto. Lo mismo ocurre con los casos que tienen una cantidad mínima de estructura dental sana o empastes muy grandes.

El tratamiento generalmente hace que los dientes sean más blancos en la parte media e incisal del diente. El tercio inferior situado más cerca de la línea de las encías es más difícil de blanquear debido al aumento de la anchura de la dentina.

La intervención

El tratamiento comienza eliminando el relleno blanco en la parte superior del tratamiento de conducto. Inmediatamente después, sellamos el tratamiento del conducto radicular con materiales especiales que tienen como objetivo aislar el tratamiento del conducto radicular del blanqueador. Tan pronto como se completa este paso, colocamos el factor blanqueador en el espacio que queda en la corona del diente.

Artículo Recomendado:
alinea tus dientes con alineadores invisibles

El dentista coloca un paño quirúrgico alrededor del diente para proteger las encías.

Luego, hace un agujero en el interior del diente para acceder a la cámara pulpar, la cavidad en el centro del diente que contiene la pulpa dental.

El cirujano accede al área del conducto radicular. Por lo tanto, se hará un orificio pequeño y poco visible en la parte posterior del diente. Luego se limpiará el canal, se sellará el canal que baja hasta la raíz y se colocará lejía en el canal vacío.

En este punto, el paciente regresa a casa y debe dejar que el oficial haga su trabajo. En unos días volverá a la clínica y se realizará otro ciclo de blanqueamiento (pueden ser necesarios varios ciclos hasta que el diente haya alcanzado una luminosidad adecuada).

Una vez que se logre el color deseado, este pequeño orificio quedará sellado permanentemente. En algunos casos, se ha requerido una combinación de blanqueamiento interno y externo para proporcionar resultados fenomenales.

No hay efectos postoperatorios que informar, al menos se debe mantener la higiene bucal.

¿Cómo se presentan los resultados?

Los resultados se hacen visibles después de la primera sesión y mejoran a medida que continúa el tratamiento. Los resultados duran una media de 10 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba