Estrés y ansiedad preoperatorios: ¿cómo afrontarlo?

Realizar cirugía plástica es el sueño de muchas personas. Y por ser algo muy deseado, el exceso de estrés y ansiedad pueden trastocar el proceso y afectar el resultado final del procedimiento.

Generalmente, algunas personas que van a ser operadas llegan al hospital con sentimientos de miedo y ansiedad que afloran. El estrés y la ansiedad preoperatorios se consideran normales y suelen estar relacionados con el miedo a la anestesia, el dolor, la posibilidad de riesgos e incluso el miedo a la muerte. ¡Continúe leyendo y aprenda más!

Lea también: https://www.cirurgiaestetica.com.br/cirurgia-plastica-qual-melhor-epoca/

¿Es normal preocuparse en exceso antes de la cirugía?

Someterse a una cirugía no es algo común, por lo que es natural sentir frío en el estómago y ponerse tenso. Por el contrario, este sentimiento puede volverse peligroso cuando se convierte en un alto grado de ansiedad.

Un alto grado de ansiedad y estrés puede ser un problema, ya que la probabilidad de que el paciente presente resistencia a la cirugía y a la sedación, por ejemplo, es grande. Un ejemplo de esto son las personas que están extremadamente ansiosas y comienzan a darse atracones o desarrollar otros problemas como ataque de pánico, sudoración excesiva, trastornos de ansiedad y otros.

Sin embargo, existe un grado de ansiedad que se considera saludable y una oportunidad para que el paciente evalúe si realmente está preparado para enfrentar cambios que serán permanentes.

Además, niveles moderados de ansiedad pueden ayudar al paciente y reducir la tensión del proceso, induciéndolo a hacer preguntas al equipo médico y a aceptar las instrucciones impuestas por la preparación prequirúrgica.

El papel de la familia y el personal médico

Establecer una buena relación entre la familia y el equipo médico puede ayudar a controlar la ansiedad del paciente. Esto se debe a que los familiares que acompañarán el proceso pueden tener menos ansiedad por la exposición del paciente, colaborando en el tratamiento de la misma.

Siguiendo la idea de que si todo el mundo tiene un alto nivel de ansiedad, también puede transmitir tensión al paciente, es muy importante que la preparación psicológica se extienda a los familiares ya que las instrucciones que recibirán serán importantes para ayudar al paciente en el pre y post operatorio.

Durante este proceso, los familiares y / o las personas involucradas pueden ayudar a los pacientes a:

  • Tomar decisiones con facilidad con respecto a la cirugía para mantener una confianza genuina;
  • Identificar lo que es real y lo que no es realista para ayudarlo a desmitificar miedos y bloqueos innecesarios;
  • Identificar la red de apoyo familiar y social que ayudará al paciente en su recuperación;
  • Informar al paciente de la importancia de seguir las pautas médicas postoperatorias.

¿Cómo puedo lidiar con el estrés y la ansiedad?

Inicialmente, es muy importante que intentes comprender y respetar tu propio tiempo, después de todo, cuando hablamos de procedimientos quirúrgicos, el estrés es normal. Hablar con otras personas que se hayan sometido a la misma cirugía puede ser esencial para ayudarlo en su viaje de adaptación y autoconocimiento.

Si ya tienes un hábito que te ayuda a relajarte a diario, vale la pena invertir en él para mantener la calma en el período previo a la cirugía y tener un mayor control sobre los síntomas de ansiedad. Además, existen algunas técnicas de relajación que pueden resultar imprescindibles en este proceso:

  • Masaje corporal: siendo una de las técnicas de relajación más populares y efectivas, el masaje ayuda a reducir el estrés y la presión arterial, además de mejorar el sistema linfático y controlar la frecuencia cardíaca;
  • Pelota antiestrés: se puede utilizar en cualquier parte del cuerpo, la pelota antiestrés ayuda a reducir la tensión emocional y muscular;
  • Acupuntura: esta es una técnica china que utiliza la aplicación de agujas en puntos específicos para tratar enfermedades y promover el bienestar;
  • Meditación: la meditación es una práctica que comprende la relajación física y mental para reducir la ansiedad, la tensión y la depresión. Además, ayuda a mantener su salud mental;
  • Respiración: la respiración profunda transmite tranquilidad al organismo. Respirando correctamente, el cerebro recibe más del 30% de oxígeno, lo que promueve una sensación de bienestar;
  • Escuche música y lea: Puede parecer simple, pero escuchar música que transmita paz y tranquilidad también ayuda a reducir el estrés. aproveche también para leer un libro antes de la cirugía;
  • Consejo profesional: Cabe destacar que una conversación franca con tu cirujano plástico es fundamental para alinear expectativas, resolver dudas y desmitificar miedos.

¿Qué piensas de este post? Entrar en contacto conmigo y aprende más sobre!

Respondamos sus preguntasSigueme en Instagram ¡también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 5 =