Preguntas frecuentes

Fibrosis en cirugía plástica: ¿cómo minimizar el riesgo?

Muchas mujeres que se someten a cirugía plástica tienen fibrosis. No son más que una cicatriz interna que produce mucho colágeno, lo que deja la región endurecida y con algunos nódulos. Hay varias formas de prevenir la aparición de fibrosis después de la cirugía plástica.

Las fibrosis suelen ser leves, pero si no se las cuida adecuadamente, pueden convertirse en algo más grave provocando adherencias en la piel, tirantez y otras molestias estéticas. ¿Quiere saber cómo tratar de evitarlos después de la cirugía? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la fibrosis?

La fibrosis consiste en cicatrices que se forman internamente después de la cirugía plástica, y está compuesta principalmente por colágeno, que es la proteína más utilizada por nuestro cuerpo para curar las lesiones de nuestro cuerpo.

Es decir, la fibrosis es una cicatriz interna, que ocurre porque el organismo no regenera el tejido original sino que desarrolla un tejido diferente para que esa región se restaure, formando las cicatrices.

La fibrosis nodular suele ocurrir cuando el paciente no respeta las recomendaciones del postoperatorio, por lo que la zona se hincha por más tiempo y se endurece, produciendo más colágeno y elastina del necesario y formándolos. Puede ocurrir en cualquier procedimiento estético y, en la mayoría de los casos, no es grave.

Sin embargo, la fibrosis, cuando no se cuida, puede ocasionar numerosas pérdidas para el paciente, que pueden formar nódulos, adherencias cutáneas e incluso dolor en la región.

En algunos casos, la fibrosis puede ser severa, por lo que la región operada está llena de irregularidades.

Esto sucede por la reacción que la cirugía provoca en el cuerpo humano, provocando daño a las células, inflamación, hinchazón y equimosis. Cuanto mayor es el trauma del tejido durante la cirugía y la extensión del desprendimiento de piel, mayor es el riesgo de fibrosis.

Hay algunas formas de minimizar la aparición de fibrosis, como:

Respetar el descanso postoperatorio

La fibrosis puede aparecer por el esfuerzo físico tras la realización del procedimiento estético, lo que conduce a un mayor sangrado, hinchazón y la consiguiente fibrosis. Por ello, es fundamental que respetes el tiempo de descanso recomendado por el cirujano, independientemente del tipo de cirugía que hayas realizado.

Promover el descanso en la zona operada es fundamental para que cicatrice correctamente y previene otros problemas, como la retención de líquidos y la hinchazón. Además, el descanso puede ayudarte a no sentir tanto dolor en el postoperatorio.

Utilice la malla compresiva correctamente

En varios procedimientos estéticos, está indicado el uso de mallas compresivas para preservar la región afectada y hacer que el proceso de curación sea más rápido y asertivo. La malla sirve específicamente para ayudar a los tejidos a volver a adherirse al sitio después de haber sido alterados por la cirugía.

Realizar drenaje linfático

El drenaje ayuda a eliminar del organismo los líquidos y toxinas innecesarios, que suelen acumularse tras la cirugía plástica, por lo que también contribuye a reducir la hinchazón que tanto te molesta tras el procedimiento. También estimula el proceso de curación, minimizando la fibrosis.

Come apropiadamente

Evite comer «tonterías» tanto como sea posible después del procedimiento. Siga una dieta rica en omega 3 y proteínas, ya que estos son alimentos que pueden ayudar con la curación. También evite consumir demasiada sal y muchos productos procesados ​​en los primeros días después del procedimiento.

Evite la exposición al sol

La exposición al sol en el mes de recuperación debe evitarse tanto como sea posible. Además de provocar manchas en la zona operada, el calor aumenta la hinchazón y, con ella, el desarrollo de fibrosis.

No fume después del procedimiento.

Un mes antes de la cirugía es necesario dejar de fumar. La nicotina contribuye a la formación de fibrosis, debido a la menor oxigenación de los tejidos.

¿Cómo tratar la fibrosis?

El tratamiento de la fibrosis depende directamente del tipo de cirugía que se realizó, ya que son localizaciones diferentes. Suelen desaparecer parcialmente a las pocas semanas, pero en algunos casos puede ser necesario aumentar el drenaje linfático y las sesiones de ecografía.

En algunos casos, el médico puede aplicar medicamentos específicos para disolver la fibrosis, y en otros, se necesitan tratamientos estéticos, como ultrasonido, carboxiterapia y endermoterapia, para reducir la fibrosis, especialmente si tiene menos de un mes.

Recordando que cualquier procedimiento estético debe ser realizado por un cirujano debidamente reconocido por la Sociedad Brasileña de Cirugía Plástica, y realizado en un ambiente propicio para ello.

¿Quieres saber más sobre este tema? Contáctame y hablaremos de tu caso.

CTA_Pequeño

Ver también mi Instagram.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba