fibrosis cirugia

¿Qué son las fibrosis?

Pero, después de todo, ¿qué es la fibrosis y por qué ocurre?

Irregularidades, piel endurecida, apariencia artificial. La fibrosis es una de las principales preocupaciones de los pacientes que tienen la intención de someterse a una cirugía plástica.

Fibrosis: una palabra que temen los que se someten a cirugía plástica, especialmente la liposucción. Recordados y asociados con resultados insatisfactorios, complicaciones o secuelas. Después de todo, ¿qué es la fibrosis no deseada?

En la cadena evolutiva, el ser humano perdió la capacidad de regenerar tejidos, comenzando a sanarlos. Después de un trauma o daño a cualquier tejido (piel, músculo, hueso, etc.), el organismo humano no se regenera, es decir, no produce un tejido igual al que se lesionó. Cura: produce un tejido diferente del original para restaurar el daño sufrido. Es como si después de un agujero en la calle se pusiera alquitrán y no asfalto, dejando una cicatriz en el lugar.

Dado que la cicatriz es un tejido diferente del original, no tiene la misma elasticidad, suavidad y textura, se comporta de manera diferente cuando se tira, se somete a tensión, etc. Por esta razón, las cicatrices pueden doler en los cambios de tiempo o cuando se estiran, ya que no se adaptan por igual al tejido sano y tienen diferente inervación y circulación.

¿Y qué relación tiene la fibrosis con todo esto?

La fibrosis no es más que la cicatriz interna. Es un tejido predominantemente hecho de colágeno, utilizado por el cuerpo para curar lesiones. Está presente en todos los pequeños agujeros que la liposucción hace en la grasa, entre la piel suelta y el músculo de cualquier cirugía, etc. Si en pequeñas cantidades, no causa problemas, y es común usar una sensación de tirón y un endurecimiento leve en el área, especialmente en los primeros tres meses después de la cirugía. Con el tiempo, la fibrosis se vuelve más delgada y más maleable, y se siente cada vez menos.

Por otro lado, si es muy prominente, la fibrosis puede causar irregularidades, endurecimiento significativo, nodulaciones, retracciones de la piel e incluso dolor. No se ve en las primeras dos semanas, pero se ve y generalmente se siente después de 14 días, y puede empeorar en los primeros tres meses. Entre 6 meses y un año después de la cirugía, tiende a suavizarse, pero puede dejar secuelas.

Tratos

La parte más importante de minimizar la fibrosis, ya que es inevitable, es una técnica quirúrgica no traumática. Cuanto menos daño, menor es la cicatriz. Por esta razón, generalmente usa solo cánulas delgadas en los lipos y realiza vibroliposucción. El drenaje linfático de TB es esencial en cirugías con grandes desprendimientos de piel, para minimizar la acumulación de líquido en los tejidos y en los espacios entre la piel y el músculo. Cuanto más líquido se retiene, mayor es la cicatriz para cubrir el espacio entre los tejidos, es decir, mayor es la fibrosis. El ultrasonido asociado con el drenaje linfático también es esencial para reducir la fibrosis, modularla y hacerla más delgada. Por supuesto, no podemos olvidar la parte del paciente, la genética. Hay pacientes más propensos a la fibrosis que otros.

Incluso si está presente, la fibrosis en las primeras etapas (14 a 21 días después de la cirugía) se trata y resuelve mucho más fácilmente que la fibrosis antigua, ya endurecida y gruesa. Cuanto antes se trate, mayores serán las posibilidades de éxito. La infusión de dióxido de carbono (terapia de CO2 o carboxiterapia) en la fibrosis debajo de la piel también ayuda mucho en la recuperación. Al mejorar la circulación y estirar la fibrosis, el dióxido de carbono proporciona reabsorción y laceración de la cicatriz.

Riesgo de irregularidades.

También es importante evitar la inflamación prolongada y la formación de bolsas de suero debajo de la piel (seroma). La acumulación de líquido en los «túneles» deja más espacios abiertos, lo que proporcionará una mayor cantidad de fibrosis para cerrarlos. Por lo tanto, el uso de un drenaje después de la liposucción para eliminar el líquido acumulado, así como el drenaje linfático postoperatorio son esenciales para minimizar el problema. El uso de ultrasonido postoperatorio asociado con el drenaje linfático ayuda a modular la formación de colágeno de fibrosis, minimizando el riesgo de irregularidades.

En los casos en que se ha establecido la fibrosis, cuanto antes sea el tratamiento, mayores serán las posibilidades de éxito. La prevención con drenaje linfático y ultrasonido debe comenzar hasta una semana después de la cirugía. Y los tratamientos que comienzan antes de los 14 días son más efectivos que después de un mes.

La radiofrecuencia, la infusión subcutánea de dióxido de carbono («carboxiterapia»), el ultrasonido externo y la endermología son opciones de tratamiento.

Conclusión

En vista de todo esto, se concluye que la fibrosis, a pesar de ser inevitable y pequeña, a menudo se puede modular y, para eso, el diagnóstico debe ser temprano, lo que hace que el seguimiento postoperatorio sea esencial.

Compártelo...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *