¿Realmente vale la pena la dieta baja en carbohidratos?

¿Realmente vale la pena la dieta baja en carbohidratos?

¿Realmente vale la pena la dieta baja en carbohidratos?

Existen varias dietas y formas de perder peso de forma natural, cada una adecuada para un determinado biotipo. Últimamente, la dieta baja en carbohidratos ha ganado mucha popularidad y varias personas la están siguiendo. ¿Quiere saber si vale la pena invertir? Sigue leyendo!

¿Qué es bajo en carbohidratos?

Bajo en carbohidratos, en traducción libre, significa «bajo en carbohidratos». Es decir, esta dieta se reduce a consumir una cantidad mínima de carbohidratos al día. Los carbohidratos son uno de los elementos que determinan la presencia de agua dentro de nuestras células. Por lo tanto, cuando falta el nutriente, el líquido desaparecerá.

Según los partidarios de este tipo de dieta, la forma más efectiva de perder peso es reducir el consumo de carbohidratos, especialmente en alimentos como pan, arroz, pasta, papas, avena, trigo, maíz y dulces, así como otros granos y tubérculos.

A pesar de haberse convertido en un estilo de vida, la dieta baja en carbohidratos requiere cuidado, y es necesario consultar con un nutricionista antes de cumplir con esta restricción alimentaria.

¿Por qué la dieta consiste en una baja ingesta de carbohidratos?

Los carbohidratos estimulan la acumulación de grasa Cuando comemos alimentos ricos en carbohidratos, estos alimentos se convierten automáticamente en glucosa en nuestros cuerpos. Para tratar de reducir los altos niveles de azúcar, nuestro cuerpo libera insulina.

Incluso si reduce la cantidad de grasa que come regularmente, seguirá teniendo insulina circulando en el cuerpo, lo que hace imposible convertir la grasa en energía, lo que nos hace comer más.

Además, el alto consumo de carbohidratos puede aumentar la cantidad de azúcar en la sangre, lo que puede causar diabetes tipo 2.

Por eso es importante reducir los carbohidratos en su dieta, ya que evitan un cambio en la insulina. Combinado con una dieta rica en fibra y proteínas, libera la hormona glucagón, que ayuda a quemar la grasa almacenada en nuestro cuerpo.

Por lo tanto, la dieta baja en carbohidratos tiene como pilar principal la reducción de carbohidratos. Si reduce hasta un 40% de la cantidad diaria, además de controlar las proteínas y las grasas, es posible perder peso.

El objetivo principal de la dieta es aumentar la ingesta de «alimentos reales», excluyendo incluso los productos industrializados. La base de la dieta son las verduras y hortalizas, que se consideran alimentos más densos.

¿Cómo hacer la dieta baja en carbohidratos?

Como su nombre lo indica, el primer paso es reducir gradualmente la cantidad de carbohidratos ingeridos, hasta que los elimine por completo de la rutina alimentaria. Comience reduciendo harinas, dulces, refrescos y azúcares.

Para evitar efectos secundarios, como dolor de cabeza, mareos o cambios de humor, debe comer adecuadamente durante el día: tres comidas principales (café, almuerzo y cena) y dos refrigerios más entre ellas.

Es importante contar con un acompañamiento profesional, ya que un nutricionista debe hacer un plan de alimentación de acuerdo con las necesidades de cada uno. No intente comenzar la dieta baja en carbohidratos sin tener en cuenta la opinión de un profesional antes.

¿Qué alimentos están permitidos?

Se permiten varios tipos de alimentos bajos en carbohidratos, pero algunos deben cambiarse, como las papas normales por batatas, acostumbrarse al arroz integral, los garbanzos, entre otros.

En la dieta baja en carbohidratos, se permite comer carne en general, incluso si contiene grasas. Las grasas buenas tienen un papel muy importante en esta dieta, ya que satisfacen el deseo de comer y también pueden servir como fuente de energía. El menú puede contener alimentos como aguacate, coco, pescado, verduras, verduras de hoja, huevos, leche y productos lácteos.

Los alimentos altamente procesados ​​e industrializados están estrictamente prohibidos en la dieta baja en carbohidratos. Además de ellos, las especias preparadas, las grasas trans, los dulces, el azúcar, los panes, la pasta y el gluten tampoco se recomiendan en carbohidratos bajos.

Algunos alimentos son tolerables para personas que ya están adaptadas a la dieta y que ya han alcanzado el peso deseado, como: papas y ciertas frutas. Algunos granos sin gluten también pueden completar el menú, así como el 70% de chocolate.

Para obtener un resultado aún mejor, se recomienda mezclar la dieta con actividades físicas y beber mucha agua. También se libera la ingesta de tónicos y zumos antioxidantes.

¿Qué opinas de la dieta baja en carbohidratos? Dime en los comentarios.

Si quieres saber más sobre este tema, ¡contáctame!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + dieciocho =