Transformacion de la salud de la piel antes y despues

Transformación de la salud de la piel: antes y después de dejar de fumar

Fumar es una adicción difícil de romper.

Es difícil resistir las tentaciones diarias de los cigarrillos y todo tipo de tabaquismo, desde los puros hasta el tabaco de mascar. Si está pensando en dejar de fumar, ¡hágalo!

Cuando deja de fumar, afecta su piel de inmediato. Con un flujo sanguíneo mejorado a su piel, puede ver mejoras significativas en la apariencia (superficie) de su piel.

Los efectos del tabaquismo no son solo estéticos (físicos) sino también mentales y emocionales. Dejar de fumar puede ser difícil, pero vale la pena llevar una vida más saludable.

Efectos del tabaquismo en la piel

Es bien sabido que fumar daña los órganos internos del cuerpo. La mayoría de las personas desconocen el daño cutáneo causado por fumar. Fumar también puede empeorar las afecciones cutáneas existentes.

Fumar produce radicales libres inducidos por las toxinas del humo del cigarrillo. Contribuye al estrés oxidativo (limita la cantidad de oxígeno que recibe la piel) y provoca daños temporales y permanentes en la piel. Los radicales libres también aumentan el riesgo de enfermedad de las encías, cáncer oral y caída del cabello.

Los efectos nocivos de fumar incluyen:

Envejecimiento prematuro y arrugas

arrugas puede en un. ser reconocible Cara de fumador entre las cejas, alrededor de los ojos, la boca y los labios. Fumar también causa flacidez y flacidez de la piel debajo de los ojos, alrededor de la mandíbula, la parte superior de los brazos, los senos en los fumadores, etc. Las diminutas líneas verticales que son visibles alrededor de los labios superior e inferior eventualmente se convierten en arrugas permanentes.

Las toxinas afectan la producción de colágeno y elastina (componentes fibrosos de la piel), que mantienen la piel firme y flexible. La piel pierde elasticidad con el tiempo y se endurece, lo que contribuye al envejecimiento prematuro y a la aparición de arrugas más profundas. El estrechamiento de los vasos sanguíneos también hace que un fumador parezca mayor.

Pigmentación de la piel

Fumar contrae los vasos sanguíneos más pequeños, lo que reduce el suministro de oxígeno a la piel. Conduce a un aumento de los niveles de melanina en la piel, lo que provoca manchas oscuras o un tono de piel desigual en la cara. Los fumadores suelen tener el rostro pálido o la tez grisácea.

El tabaquismo prolongado puede manchar los dedos donde se colocan los cigarrillos. Las toxinas y la nicotina contenidas en los cigarrillos provocan una decoloración amarillenta de la piel. También se le conoce como los dedos acuosos.

Cicatrización deficiente de heridas

Los fumadores suelen tener dificultades con Cicatrización de la heridaincluso con leves abrasiones o cortes. Debido a la circulación sanguínea restringida debido a la vasoconstricción, la cicatrización de la herida lleva más tiempo. Fumar mientras la herida se está curando puede contribuir a la formación de cicatrices.

Por lo general, se les pide a los pacientes que dejen de fumar antes de cualquier cirugía, ya que la curación causada por las toxinas se retrasará. Fumar ralentiza la formación de nuevos vasos sanguíneos en la herida y la transferencia de queratinocitos. También existe un mayor riesgo de gangrena, infección de la herida, falla del colgajo, etc.

Cáncer de piel

Los fumadores tienen un mayor riesgo de desarrollar carcinoma de células escamosas (SCC), un tipo de cáncer de piel que se presenta en la capa más externa de la piel. El SCC temprano se puede tratar fácilmente, pero puede extenderse a otras partes del cuerpo y poner en peligro la vida.

Los fumadores también desarrollan cáncer de verrugas, leucoplasia oral, cáncer oral y cáncer de labios. Dejar de fumar puede reducir de dos a tres veces el riesgo de que el cáncer se propague a otras partes.

soriasis

Fumar aumenta su riesgo de desarrollo soriasis, una enfermedad inflamatoria crónica de la piel caracterizada por manchas rojas secas con escamas. La nicotina debilita el sistema inmunológico, causa inflamación de la piel y afecta negativamente el crecimiento de las células de la piel.

Las personas que fuman constantemente tienen un mayor riesgo de desarrollar psoriasis y enfermedades inflamatorias recurrentes, pustulosis palmoplantar (ampollas dolorosas en las manos y los pies).

Vasculitis

La nicotina y otras toxinas hacen que los vasos sanguíneos se contraigan e inflamen, lo que dificulta que la sangre llegue al corazón y otros órganos. Este tipo de vasculitis se conoce como tromboangitis obliterante o enfermedad de Buerger.

Los fumadores con enfermedad de Buerger a menudo tienen síntomas de dedos de manos o pies azulados, llagas dolorosas en los dedos de las manos o de los pies, daño tisular o gangrena. También puede sentir manos o pies fríos, dolor en las manos, piernas, tobillos o pies.

Desafortunadamente, no existe cura para la enfermedad de Buerger, pero se puede controlar con medicamentos o cirugía.

Empeoramiento de las enfermedades cutáneas existentes.

Fumar puede reducir los síntomas de afecciones cutáneas existentes, como lupus eritematoso sistémico (enfermedad autoinmune), afecciones vasculares de la piel (Rosácea), enfermedades bucales (herpes labial) y Hidradenitis supurativa.

Puede ser una tarea ardua resistir las tentaciones diarias de los cigarrillos, pero dejar de fumar hará que su cuerpo se sienta mejor y beneficiará su salud en general.

Beneficios visibles de dejar de fumar

Dejar de fumar generalmente mejora la salud en general y tiene un efecto positivo en su apariencia. La piel comienza a repararse a sí misma tan pronto como deja de fumar. Algunos de los beneficios son en gran parte visibles en unos pocos meses, incluido el tono de la piel hasta una piel de aspecto más saludable.

Piel tersa, firme y radiante

La nicotina reduce el flujo sanguíneo y evita que el oxígeno llegue a la capa más profunda de la piel. También afecta la producción de colágeno y elastina, lo que hace que la piel luzca seca y escamosa.

Dejar de fumar aumenta el flujo sanguíneo y reduce los niveles de monóxido de carbono. La producción de colágeno y elastina se normaliza. Mejora de la elasticidad de la piel. y contribuye a una piel más sana, luminosa y tersa. La piel mejorará visiblemente a las pocas semanas de dejar de fumar, ya que el oxígeno, los antioxidantes y la producción de nuevas células cutáneas vuelven a la normalidad.

Proceso de envejecimiento lento

Fumar priva a la piel de los nutrientes y vitaminas necesarios para la producción de colágeno. El colágeno previene las arrugas y la flacidez de la piel. La falta de producción de colágeno acelera el proceso de envejecimiento y aumenta la formación de arrugas.

Dejar de fumar normaliza la producción de vitamina C y colágeno en unos pocos meses. Con una circulación sanguínea mejorada y niveles de oxígeno, el color de la piel y un brillo saludable regresan. Las arrugas planas pueden repararse solas.

Coloración de piel sana

Fumar aprieta los vasos sanguíneos pequeños y restringe el suministro de oxígeno a la piel, lo que hace que la piel luzca pálida y gris.

Dejar de fumar permite mejorar el flujo sanguíneo y la transferencia de oxígeno a las capas profundas de la piel, lo que deja espacio para una reparación rápida. La piel recupera su color normal cuando todo se ha normalizado.

Prevención de daños mayores

Fumar daña los órganos internos y la piel. Los fumadores a menudo persiguen sus labios, ahuecan las mejillas y pliegan los ojos. Esta acción repetitiva conduce a la formación de arrugas. Debido a la falta de nutrientes y oxígeno, la piel no puede producir colágeno, reparar células y prevenir daños futuros.

Dejar de fumar temprano puede ayudar a reparar y tratar las arrugas, mientras que esperar demasiado puede hacer que las arrugas sean estáticas y más difíciles de tratar.

Recuperación de la piel después de dejar de fumar

Los efectos positivos de dejar de fumar varían de persona a persona, y muchas personas notarán que su piel mejora rápidamente. Puede ver mejoras dramáticas en el tono y la textura de la piel con una reducción de líneas, arrugas y líneas no deseadas. piel flácida.

Aquí está la cronología de la rapidez con la que la piel puede recuperarse después de dejar de fumar:

  • 2-3 días después de dejar de fumar: Cambio visible en el color de la piel y mejora notable en el tono general.
  • 1 semana después de la finalización: El aumento de los niveles de oxígeno y antioxidantes hace que la tez luzca más viva.
  • 1 mes después de la terminación: Restaurar la circulación sanguínea y restaurar los nutrientes y el oxígeno a la piel. Aumenta la producción de células de la piel y asegura un cutis de aspecto saludable.
  • 6 meses después de la terminación: Observe la reducción de líneas finas, arrugas y manchas / pigmentación oscuras.
  • 1 año después de la terminación: La mayoría de los fumadores alcanzan un estado previo al tabaquismo y parecen años más jóvenes.

Un estilo de vida saludable y una rutina de cuidado de la piel ayudarán a reparar y rejuvenecer su piel después de dejar de fumar.

Consultar a un dermatólogo puede ayudarlo a evaluar las necesidades únicas de su piel. Puede recomendar ciertos procedimientos, como: exfoliación química, Frecuencia de radio, o láser Tratamientos para reparar el daño cutáneo causado por el tabaquismo prolongado.

Envolver

Dejar de fumar puede ser un desafío abrumador, pero seguir el plan para dejar de fumar es la única mejor opción que puede hacer para usted y las personas que lo rodean.

Puede obtener más información sobre. Experimentado Signos de abuso de estimulantes aquí y si usted o alguien que conoce intenta dejar de fumar, un Prueba de drogas de nicotina puede ayudarlo a realizar un seguimiento de las cosas. Dejar de fumar tendrá efectos positivos en su salud y bienestar y en los demás.

Centrándose en un estilo de vida saludable, un alimentación saludabley una buena rutina de cuidado de la piel puede ser de gran ayuda.

referencia

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7230126/

Compártelo...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *